Con Pdvsa­-Odebrecht se entrega nuestro petróleo

Recientemente el Parlamento venezolano aprobó la constitución de una empresa mixta entre una de las filiales de Petróleos de Venezuela (CVP) y Odebrecht, que desarrollará sus operaciones en el occidente del país.

Aunque meses atrás este proyecto se consideraba simplemente un rumor, con la firma de este acuerdo la transnacional Brasileña ya tiene el terreno abonado para realizar su primera incursión en las actividades petroleras en Venezuela, a través de su filial Odebrecht Oil & Gas-España.

Vale la pena comentar que el objetivo principal de esta asociación será la recuperación por parte del consorcio brasileño de una serie de pozos maduros ubicados en los campos Mara Este y Mara Oeste, que en conjunto abarcan una extensión de aproximadamente 600 km2.

Dichos campos se encuentran produciendo actualmente unos 9.000 bd de crudo liviano (28 a 32 gados API), que esta asociación tiene proyectado aumentar a 17.000 barriles diarios en los próximos 5 años, es decir hasta el 2016.

La constitución de esta empresa mixta contó con el aval del Ministerio de Energía y Petróleo y toda su documentación fue remitida a la Asamblea Nacional, la cual en su sesión ordinaria del pasado 27 de septiembre de 2011 aprobó de manera atropellada gracias a la mayoría simple que constituye el bloque parlamentario del oficialismo.

Vale la pena destacar que el Memorando de Entendimiento o Acuerdo Inicial para la constitución de esta empresa mixta fue suscrito el 28 de abril de 2010. No obstante, la firma brasileña manifestó que de ninguna manera iniciaría sus operaciones hasta tanto el proyecto para la constitución de esta empresa mixta fuera aprobado por la Asamblea Nacional, tal y como en efecto sucedió.

Como dato interesante tenemos que los campos Mara Este y Mara Oeste están situados a 35 kilómetros al norte de Maracaibo, con reservas de petróleo recuperables que oscilan entre los 100 y 150 millones de barriles y la perforación se realizará en nivel cretáceo, a profundidades que van desde los 6.000 a 12.000 pies.

En la empresa mixta, Pdvsa, a través de la CVP, tendrá el 60% de la participación accionaria, mientras que Odebrecht Oil & Gas contará con el 40%. La inversión estimada por la firma Odebrecht en los próximos 25 años alcanzaría unos 150 millones de dólares, principalmente para ser invertidos en el desarrollo de actividades primarias para el rescate de estos campos que, a finales del año 2016, deberían traducirse en una producción de aproximadamente 17.000 barriles diarios.

EXPERIENCIA DE ODEBRECHT Pero resultaría interesante observar la trayectoria de Odebrecht en Venezuela.

Por ejemplo, la paralización del proyecto para la construcción de la planta de polietileno con capacidad de 30.000 toneladas en el complejo refinador de Paraguaná, con una inversión de 1.000 millones de dólares, del cual aún no hemos sabido absolutamente nada.

Otro proyecto que presenta retraso por parte de Odebrecht es el puente de 11 kilómetros que debería unir a Caicara y Cabruta, cuya ejecución presenta un avance de apenas 35%, estimándose pudiera ser inaugurado en el año 2014, a un costo de 1.200 millones

de dólares, evidentemente, siempre y cuando exista la disponibilidad de recursos financieros para acometer dicha inversión por parte de Venezuela.

Asimismo, desde comienzos del año 2008 se habló insistentemente del segundo puente para cruzar el Lago Maracaibo, partiendo desde Palmarejo. Esta importante obra contribuiría a solucionar importantes congestionamientos de tránsito que padece la ciudad de Maracaibo y, ni el gobierno nacional como la empresa Odebrecht durante los últimos 2 años han hecho mención alguna al respecto. Este ambicioso proyecto requeriría de una inversión de aproximadamente 2.300 millones de dólares para concretarse en un lapso de 6 años.

Otro contrato paralizado es la sociedad con Braskem, la firma petroquímica de Odebrecht, con Pequiven, cada una con un capital accionario del 50%, para la construcción de una Planta de Olefinas, de la que se habla desde hace más de una década.

Esta planta tendría una inversión de 3.000 millones de dólares y fue anunciada en el 2006 durante un acto en la Faja del Orinoco donde estaban presentes los presidentes Lula da Silva y Evo Morales, para ser inaugurada entre los años 2009 y 2010. Braskem llegó a tener 120 personas trabajando en el proyecto y varios meses después se determinó que no había suficiente gas natural para llevarse a cabo, razón por la cual ha quedado diferido sin fecha cierta de inicio.

A mediados del año 2009 la Constructora Odebrecht paralizó sin explicación alguna las obras de construcción de viviendas y el Sistema de Riego en La Planicie de Maracaibo.

También, según informaciones publicadas por el Seniat, la constructora Odebrecht tuvo que pagar la cantidad de 104,77 millones de dólares al organismo tributario de Venezuela por errores y omisión de ingresos en la declaración de su impuesto sobre la renta, correspondiente a los ejercicios fiscales de los años 2006 y 2007.

Vale la pena comentar que no dudamos de la capacidad con la que cuenta la transnacional Odebrecht para acometer este tipo de proyectos puesto que su experiencia en el sector de la construcción ha sido comprobada a lo largo de las últimas décadas incluso, en una serie de obras estratégicas que le han sido encomendadas por el mismo imperio. Sin embargo, la gran pregunta, fundamental y trascendental, es por qué justamente a una empresa sin experiencia petrolera amplia, y no a tantas otras, se le entregan estos campos de crudo liviano. ¿Por qué? Estos campos de producción ininterrumpida de crudo liviano, debían pasar al esquema de empresa mixta en vez de ser conservados por Pdvsa.

¿Por qué específicamente a esta empresa en particular, que tiene tantas asociaciones en obras de infraestructura y no en el sector Petróleo? Muy responsablemente supondremos que alguna razón de mucho peso debe existir.

De lo que si estamos seguros, y viene a ser el pan nuestro de cada día es de la irresponsabilidad del gobierno nacional para honrar oportunamente los compromisos financieros que adquiere a través de estos acuerdos.

Ahora que se ha oficializado la entrega de los campos Mara Este y Mara Oeste a Odebrecht, la empresa brasileña podrá tener el control de un campo importante de la costa occidental del lago de Maracaibo, que consiste de un área en tierra y un área en el Lago de Maracaibo.

El esquema de empresas mixtas ideado por el Gobierno Bolivariano para la explotación de nuestro petróleo pone en manos de empresas transnacionales una parte del subsuelo venezolano. Desde que se crearon las empresas de capital compartido, Venezuela está entregando 40% de sus riquezas a firmas extranjeras, lo cual indica claramente que no existe soberanía petrolera alguna.

Antes sólo había convenios operativos, donde las empresas transnacionales no tenían ninguna participación accionaria y sólo llevaban a cabo el servicio y nada más requerían de una revisión de las tarifas del Cap Fee y Up fee, luego del cambio en dimensión de los precios del petróleo, pero ahora con las empresas mixtas tienen una participación directa en la propiedad de nuestros recursos energéticos.

Así lo reseñó TAL CUAL


___________________________________________________________________________________________