Los Run runes de Nelson Bocaranda Sardi

ALTO

SE CAYÓ DE MADURO:

No dejó de sorprenderse en el avión en que viajaba a Caracas el actual canciller Nicolás Maduro cuando a 30 mil pies se enteró que no sería Vicepresidente sino candidato a gobernador del estado Carabobo. Quien como perro fiel acompañó desde julio al caudillo enfermo y se sentía ya designado para el cargo, que aún detenta Elías Jaua, no salió -y me dicen que aún no sale- de su asombro. Él, que ya tenía contactados los servicios de comunicación y seguridad que pondrían “la vicepresidencia” al más alto nivel tecnológico, y quien se había vendido en la Cumbre de la Celac ante presidentes, cancilleres y jefes de gobierno como el heredero del comandante o por lo menos su inseparable segundón nunca se le pasó por la cabeza, a pesar de tantos viajes y conversas en Cuba con Fidel Castro, que poco a poco encarnaba el papel de los ex cancilleres cubanos Robertico Robaina y Felipe Pérez Roque o el del vicepresidente Carlos Lage quienes se llegaron a presentar como los “herederos” de Fidel. Caída de platanazo maduro. A los caudillos no les gustan esas cosas. Por eso se volvió premonitorio y lo vio en Valencia. Además le pegó que el seleccionado para presidir la Asamblea Nacional fuera uno de sus contrincantes más duros en el régimen como Diosdado (“Diosdedo” se burlan los rojos molestos) Cabello. Quizás de ese aterrizaje forzoso ante la realidad de otro gobierno unipersonal viene su deseo de empastelar aún más la relación de sube y baja con Estados Unidos. Quien sabía lo que pasaba con la funcionaria desde noviembre no informó al presidente. Despreció el buen gesto de la administración Obama a la que por ello ataca la dura derecha republicana. Chávez se molestó al saber más del caso y por eso la reacción de botar del país al Cónsul americano y a otros funcionarios se ha demorado. Maduro, según cuentan en el consulado en Florida, sugirió cerrar esa sede consular para así “fregar” a más de 70 mil venezolanos inscritos para las elecciones de este año. También sacar a la ministra consejera. Tan grave es la situación interna que me cuentan que hasta al ex cónsul habría sido llamado por Miraflores. ¡Qué procesión!…

MEDIO

LA CÓNSUL NUCLEAR:

En la diplomacia roja más del 80% de los funcionarios son rojitos y sin experiencia alguna salvo un carnet del PSUV o la amistad con algún personaje de la robolución. Los repartos burocráticos en su mayoría son a nivel de secretarias de entes públicos, funcionarios medios y alguno que otro abogadillo fiel al régimen. Hasta en el nivel de embajadores se nota. Menos de media docena son pro-activos en las relaciones y saben algo de cómo representar al país.  La cancillería nuestra da pena ajena. Lo que muchas veces hemos escrito en estas páginas está cada vez más vigente: los diplomáticos extranjeros acreditados en Caracas no tienen canales de comunicación con el Ministerio de Exteriores a no ser que sean los de Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia como miembros de ALBA. Por eso muchos usan a sus amigos de esos países para llegarle al Canciller o a los mediocres de su pandilla nepotística.

El maltrato desde el ministerio a cargo de Nicolás Maduro es la comidilla en cualquier reunión de esos funcionarios de otros gobiernos. Si se van a los acuerdos suscritos el Vía Crucis tiene más de las 12 estaciones de Jerusalén. Por ello no debe parecernos extraño, irreal o fantasioso una acción como la de la Cónsul General en Miami Livia Acosta Noguera quien pretendió a través de unos “hackers” mejicanos entrometerse en el ciberespacio de las plantas nucleares estadounidenses con el supuesto apoyo de un diplomático iraní y otro cubano en la capital mejicana. Su deseo, simple y llano, era ganar puntos con sus jefes en Caracas. Una humilde aspiración de jalar los testículos de sus superiores para ir ascendiendo en la escalera burocrática. Sus intentos, aunque fallidos y descubiertos en el DF azteca, le significaron un empujón en su carrera desde secretaria de un organismo policial de inteligencia a segunda secretaria en la embajada venezolana en México y de allí a ocupar el cargo de Cónsul General de Primera en la ciudad de Miami.

Desde que llegó a Florida su nombramiento fue cuestionado por algunos venezolanos ya que acababan de despedir a treinta funcionarios del consulado y hasta al Cónsul Antonio Hernández Borgo -cuyo trabajo de diez años considerado aceptable – había puesto su cargo a la orden. Tanto la señora Acosta como otros dos funcionarios policiales que llegaron con ella estuvieron en la mira de los “connacionales”, así se refería ella a sus compatriotas. La investigación que puso en el tapete a Acosta Noguera a través de la televisora Univisión tenía más de año y medio en preparación. Por supuesto que el gobierno estadounidense había sido informado desde hacía más de dos años. Por eso extraña mucho que habiendo sido informado por un funcionario del Departamento de Estado el encargado de negocios venezolano en Washington, Angelo Rivero Santos, el pasado mes de Noviembre – y él a su vez transmitido esa información al canciller Nicolás Maduro- de la inconveniencia de mantener a la consulesa en Miami y trasladarla a otro destino para no tener que declararla “persona non grata” nada se hubiera hecho.

Esa deferencia estadounidense hay que interpretarla en medio de la búsqueda de un acercamiento en las relaciones tras haber aceptado la designación como Encargado de Negocios en Caracas del diplomático de carrera, reintegrado al Servicio Exterior para esta asignación, James Derham. Este diplomático fue recibido en noviembre por el canciller Maduro en lo que fue una reunión muy positiva para ambos países. Maduro se había resistido a recibir embajadores estadounidenses en estos años y por eso las reuniones suyas con diplomáticos del Norte se pueden contar con una mano. ¿Qué pasó entre noviembre y enero para que no se procediera con sigilo a cambiar a la consulesa que pretendió tumbar al imperio cuando se podía haber hecho manteniendo las apariencias? ¿Por qué el presidente Chávez no fue informado por su canciller oportunamente? ¿Acaso su preocupación de ser nombrado Vicepresidente pasó por encima otras necesidades del cargo? ¿Por qué si la funcionaria salió de Miami antes de Navidad y así lo informó a la Cancillería no se le avisó al Departamento de Estado o a la Embajada Americana en Caracas? ¿Por qué ella en la entrevista que le hizo el colega Julio César Camacho, apenas el lunes por Actualidad Radio, primero dijo que estuvo allá en Miami y luego que aún estaba y regresaba en la noche? ¿Ganas de confundir cuando ya estaba en Caracas? ¿Instrucciones o metedura de pata? ¿Privó el deseo de montar otro incidente guerrerista con los gringos para ganar puntos con el caudillo? Poco a poco se va desenredando la madeja…

BAJO

¡FIRR!:

Ministro Rangel Silva seguirá como  jefe del Comando Estratégico Operacional. El Gral. Hugo Carvajal sigue activo…

 

 

 

__________________________________________________________________________________________