NUMA ALTUVE Y BUBALÚ RESPONSABLES DE POR LO MENOS OCHO ASESINATOS

 

 

Luego de pasar años ligado a la directiva del Sindicato de la Construcción, hoy no da un paso sin la custodia de varios funcionarios de la Policía del Estado que lo protegen por órdenes del Ministerio Público, pues su cabeza tiene precio… hasta un millón de bolívares habrían ofrecido para “mandárselo empaquetadito a San Pedro”.

Carlos Alfredo Arteaga apenas si puede hablar y su cuerpo es un colador por la lluvia de plomo que recibió el 26 de abril de 2010, fecha en la que asegura que los mandamás del mencionado sindicato -Numa Altuve y Jaime Landaeta, alias Bubalú- ordenaron su muerte a como diera lugar.

En la mañana de este sábado Arteaga llamó a La Prensa para “echar los cuentos” y hacer una serie de delicados señalamientos que dejan muy mal parados a los nuevos directivos del Sindicato de la Construcción, al alcalde de Obispos, a la presidenta del Consejo Municipal de Barinas y hasta los abogados Carlos Romero Alemán y Omar Gatriff. Sobre Numa Altuve y Jaime Landaeta, hoy prófugos de la justicia, Arteaga aseguró que son responsables de por lo menos ocho asesinatos y del secuestro del propietario del Centro Comercial Doña Grazia.

Esos dos personajes, según Arteaga, siguen mandando en el Sindicato de la Construcción, pues los nuevos directivos son sus títeres y reciben órdenes a través de teléfonos para seguir extorsionando, asesinando y cometiendo otros delitos.

De hecho señaló que uno de los nuevos directivos, el ciudadano Ricardo Santana, es tío de Jaime Landaeta y uno de sus hombres de confianza en la nueva directiva. En referencia a los dos sindicalistas en fuga, destacó que “estos extorsionadores y asesinos se enriquecieron de una manera abrumadora a costillas de todos los obreros del Sindicato de la Construcción, así como de comerciantes y pequeños ejecutores de obras en Barinas”.

Unos títeres Durante la entrevista que ofreciera en la mañana de este sábado rodeado de los funcionarios policiales que lo protegen, Carlos Alfredo Arteaga insistió en que los actuales directivos del Sindicato de la Construcción son unos títeres de Numa Altuve y Jaime Landaeta, quienes les dan órdenes de sus conchas por teléfono, razón por la que aseguró que en relación a “esa banda” nada ha cambiado, ya que las extorsiones, asesinatos y cobros de vacunas siguen a la orden del día.

“Es necesario que se sepa que en el “nuevo” Sindicato de la Construcción hay muchas personas ligadas a los ex directivos y prófugos de la justicia, quienes reciben lineamientos por medio de llamadas telefónicas. Estos colaboradores y cómplices tienen nombre y apellidos… son ellos: Ricardo Santana (alias El Tío), Wílmer Salazar, Julio González (el abogado), Danny Azuaje, Yusmari Medina (la Susana), Wílmer Calleja (el futbolista) y Marcos Ruiz (el intermediario)”, dijo.

Agregó Arteaga que Altuve y Landaeta mantienen “vivos” a delegados de la Construcción a los cuales les dan órdenes en muchas obras, tales como los convenios China-Venezuela y Bielorrusia-Venezuela, así como también el Hospital Oncológico. Asesinatos y asesinatos

¿En cuántos asesinatos estarían involucrados Numa Altuve y Jaime Landaeta?

-A mí me consta que los directivos del Sindicato de la Construcción estuvieron involucrados en la muerte de Artahona y su compañero en el sector Los Cocos; en la muerte de Rita (cerca de La Salesiana), en el asesinato del “Negro” Bolívar (Ciudad Deportiva) y también en la desaparición de Javier Soler (Sageco).

“A mí me consta que Numa Altuve, Jaime Landaeta y otros directivos como Keiler Molina, Adrián Báez, Redynson Urbina, José Nava (El Gabán), Darío Aguirre y José Tarache, entre otros, estuvieron involucrados en por lo menos ocho o nueve asesinatos”, dijo.

Aseguró que Landaeta y Altuve usaban, incluso, a funcionarios del Cicpc para eliminar algunas personas tenían que sacar del juego en operaciones que denominaban de arrastre. Otros casos los resolvían los propios directivos sindicales usando a sus propios sicarios.

Romero Alemán

recibió 800 mil bolívares

¿Cuál es su opinión sobre la actuación de Carlos Romero Alemán?

-Romero Alemán se vende como una persona honorable y respetable en Barinas, pero recibió 800 mil bolívares provenientes del delito para defender a asesinos como Numa Altuve y Jaime Landaeta. No me explico cómo un abogado se presta para una sinvergüenzura de ese tipo, aun cuando debo recordar que por la plata baila el mono.

Aseguró Arteaga que esos 800 mil bolívares que recibió Romero Alemán se los repartió con su colega Omar Gatriff (400 para cada uno).

Dijo que Romero Alemán aparte de venderse a unos asesinos, ahora ataca al Servicio Bolivariano de Inteligencia, que ha sido el único organismo del Estado que se atrevió con valentía a enfrentar a la banda del Sindicato de la Construcción. Insistió en que “yo no entiendo como estos abogados defienden a delincuentes involucrados en asesinatos, raptos, desapariciones forzadas, secuestros, extorsiones, cobro de vacunas y otros delitos como el tráfico de drogas”.

¿Estima usted que estos dos abogados deben ser investigados por el Sebin por estar recibiendo dinero supuestamente proveniente del delito?

-Claro que deberían ser investigados… de hecho creo que ya están siendo investigados pues recibieron 800 mil bolívares por parte de esos asesinos, porque no son más que eso: asesinos.

“Mi cabeza

tiene precio”

Tras recibir tres disparos que por poquito lo dejan “fuera de juego”, Carlos Alfredo Arteaga permaneció once días en la Unidad de Cuidados Intensivos… los directivos del Sindicato de la Construcción, quienes habrían ordenado la acción, lo daban por muerto.

Sin embargo, a los meses se llevaron la sorpresa de que este ex funcionario de la Policía del Estado y con formación militar saliera declarando en contra de sus verdugos al punto de convertirse en testigo protegido de la Fiscalía del Ministerio Público. Hoy no da un paso sin protección policial y antepone todos sus actos a Dios. Sabe que su cabeza tiene precio.

Y al respecto asegura que los principales directivos del Sindicato de la Construcción han ofrecido hasta un millón de bolívares para “eliminarlo”.

 

 

 

FUENTE: LA PRENSA DE BARINAS

 

 

 

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________