Importaciones impiden colocar producción nacional de carne

 

 

Las importaciones de ganado en pie que el Gobierno ha realizado este año han dificultado que los productores coloquen sus reses en los mataderos, denunció Manuel Cipriano Heredia, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela.

“El incremento significativo de toros gordos brasileños y colombianos tiene abarrotado los mataderos venezolanos y convierte en una odisea el arrime de ganado de nuestros productores”, afirmó Heredia en la 49 Asamblea Anual del gremio.

El presidente de Fedenaga reconoció que las importaciones de ganado en pie y carne de res disminuyeron en 2011 por la devaluación del bolívar, lo cual permitió una mayor participación de la producción nacional, pero aseguró que en el primer semestre de 2012 volvieron a aumentar.

El Nacional intentó confirmar la cifra de importaciones en el Sistema de Consulta de Estadísticas de Comercio Exterior del Instituto Nacional de Estadística, pero el link que conduce al mecanismo en la página web del ente gubernamental fue desactivado.

Las importaciones también afectan a los productores de queso, señaló Heredia, que además han sufrido una disminución del precio a nivel de finca hasta 10 bolívares por kilogramo como consecuencia del incremento estacionario de la producción de leche nacional.

Menos reses
Fedenaga, que cumple 50 años en 2012, presentó un diagnóstico sobre la situación del sector que deja pocas razones para festejar: el rebaño bovino nacional se redujo de 12,8 millones de cabezas en 1998 a 12 millones en 2011, lo que hizo que Venezuela dejara de ser autosuficiente.

Además de las importaciones, que en la actualidad cubren 50% del consumo de carne de res en el país, hay otros factores que han contribuido en la merma del rebaño, como el control de precios, la inseguridad jurídica y la inseguridad personal.

Heredia agregó que los precios regulados del ganado en pie (7,1 bolívares por kilo) y la leche a puerta de corral (3,6 bolívares por litro, incentivos incluidos) son insuficientes para cubrir los costos de producción. Por eso, considera que es urgente su revisión.

En cuánto a la inseguridad jurídica, Fedenaga ha contado un total de 1.911 intervenciones de fincas productivas desde que el Gobierno promulgó la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario en noviembre de 2001. “Expropiar sin pagar no es confiscar sino expoliar”, dijo Heredia.

Sobre la inseguridad personal, el gremio refirió que entre 1999 y mayo de 2012 se han producido 2.281 secuestros, lo que supera en 456% los plagios ocurridos entre 1963 (cuando se registró el primero delito de este tipo en el país) y 1998.

Heredia recordó que Fedenaga ha denunciado constantemente la presencia de grupos irregulares, especialmente en las zonas fronterizas.

 

 

 

EN

 

 

 

 

 

_____________________________________________________________________________________________