Agropatria Barinas tomada por pequeños productores

 

 

 

Cansados de engaños y largas esperas, pequeños productores provenientes de varios municipios del Estado tomaron de manera pacífica en la mañana de este miércoles las instalaciones de Agropatria-Barinas, ubicadas en la Avenida Industrial de esta ciudad.

Los manifestantes, quienes mantuvieron la acción pacífica por más de tres horas, denunciaron irregularidades en la venta de insumos y escasez de productos claves para el cultivo de la tierra. Algunos de los manifestantes aseguraron a La Prensa que ese programa puesto en marcha por el presidente Hugo Chávez es un fracaso más y que no ha dado respuestas efectivas a miles de campesinos y pequeños productores que hoy se sienten engañados.

Aseguraron que en Agropatria-Barinas les niegan algunos productos como venenos, herbicidas y abono cuando los depósitos de esa empresa socialista están full. Al parecer, según denunciaron, en vez de venderles a los pequeños productores y campesinos, esos insumos agrícolas son llevados a comercios privados para ser revendidos con sobreprecios que superan hasta el 300 por ciento.

La toma pacífica que se produjo en la mañana de ayer tenía entre sus objetivos obligar a los directivos de Agropatria que vendan los productos que tienen en existencia y llamar la atención de las autoridades, entre ellas el gobernador del Estado, para que actúen y le pongan coto a las supuestas irregularidades.

Los manifestantes trancaron la puerta principal de esa empresa y por espacio de más de tres horas no permitieron el ingreso y salida de personas y vehículos. Varios de los tomistas aseguraron que han pasado semanas y hasta meses haciendo colas frente a Agropatria en la Avenida Industrial para adquirir venenos, herbicidas y abono y siempre han recibido como respuesta la negativa de los funcionarios que están a cargo de esa dependencia.

Desatacaron que acuden a esa empresa socialista porque el Gobierno les prometió abastecimiento de productos y precios muy por debajo del mercado, pero eso es un engaño, pues no les venden lo que buscan y les hacen perder el tiempo. Indicaron, por ejemplo, que una garrafa de “Potreron” (veneno para la maleza de diez litros) cuesta en Agropatria 480 bolívares, mientras que en las agropecuarias privadas se expende hasta en 1.200 y 1.300 bolívares.

Igual sucede con otros productos como el herbicida Glifosan y el abono, productos que no son despachados a los pequeños productores, aún cuando los depósitos de Agropatria- Barinas tendrían un buen inventario. “Aquí se está contrabandeando o traficando con esos productos, pues los depósitos están llenos, pero no los venden a quienes los necesitamos”, dijo Luis Mercado, productos de Obispos.

Mercado y otros manifestantes señalaron que en Agropatria les niegan los productos a pesar de estar registrados en el sistema de esa empresa y contar con la aprobación de los consejos comunales de sus sectores y con el Registro de Productores Agropecuarios (el 1.130). Hablan los afectados

Eliseo Montana, productor del sector Caimital, municipio Obispos, dijo que “estamos cansados de venir a Agropatria a comprar los productos y que siempre nos digan que no hay”. Aseguró que en la mañana de este miércoles les estaban negando la venta del “Potrerón” cuando en los depósitos hay suficientes cantidades de ese producto.

“Aquí lo que está pasando es que se están llevando el producto no sabemos para donde y se nos está negando a los pequeños productores”, dijo el mencionado ciudadano. Montana dijo que este problema no es reciente y que desde hace meses les están negando ese y otros insumos claves para el cultivo de las tierras.

Por su parte Demetrio Morillo, productor del sector Santa Cruz (Obispos), dijo que los pequeños productores se sienten defraudados, pues saben que en Agropatria hay buenas cantidades de algunos productos, pero no se los venden. “No sabemos para donde se llevan esos productos, pero de aquí los sacan en camiones… tampoco sabemos qué tipo de negocios están haciendo “, aseguró.

Destacó que en oportunidades, cuando hay productos en depósitos, los funcionarios de Agropatria alegan que no hay problemas con el sistema y por ello se niegan a venderles. “Esto es una mamadera de gallo… un engaño… muchos de nosotros pasamos hasta semanas y meses y no se nos venden nada”, destacó.

Angel Bustamante, productor del sector El Toro (Cruz Paredes), dijo a su vez que mientras en Agropatria les niegan los insumos de allí salen camiones repletos no se sabe para dónde, pero se presume que a negocios privados donde son revendidos a altos precios. “No entendemos cómo es que sacan esos productos de aquí, cuando se supone que deben venderlos a los campesinos”, destacó.

¿Agropatria no funciona? – Si funciona, pero para ellos, los que hacen negocios, pero no para los campesinos.

“Yo ando detrás del “Potreron” y se me está negando… no logramos entender qué es lo que está pasando”, dijo el ciudadano Argenis Becerra, productor de Canaguá, municipio Pedraza. La señora Paulina Pernía, quien tiene sus tierras en Calderitas I, destacó a su vez que todas las mañanas se agrupan hasta cien productores a las puertas de Agroisleña y la mayoría de las veces pierden el tiempo porque no les despachan los productos por escasez o porque están acaparados. Agregó que todo es “mentiras tras mentiras y los productos que necesitan en sus tierras no aparecen”.

Según esta ciudadana siempre es una excusa y que entre ellas siempre destaca que hay problemas con el sistema.

De Agroisleña a “agronada”

La empresa socialista Agropatria ha sido rebautizada en todo el país como “agronada”, pues los pequeños y medianos productores que acuden a ella para comprar algunos insumos en la mayoría de los casos regresan con las manos vacías. Esa empresa socialista nació en los primeros días de octubre de 2010, luego que el Gobierno nacionalizará o expropiara a la privada Agroisleña.

Según dijo el propio presidente de la República esa vez, el nacimiento de Agropatria permitiría que los campesinos obtuvieran los productos agrícolas a precios justos. La intención era buena, pero los resultados no. Agroisleña fue una empresa privada fundada en 1958 y para el momento de la expropiación oficial (el 4 de octubre de 2010) contaba con 64 agencias, tres depósitos y 8 silos en todo el país.

Su mercado estaba dirigido a pequeños, medianos y grandes productores, y a asociaciones de productores y distribuidores. La cadena de distribución era manejada por sus compañías anónimas asociadas, como: Proyefa, Seiveca, Verica, Venezolana de Riego, Semillas Híbridas, e Inica.

Agroisleña controlaba el 95,8 por ciento de la importación de semillas de cebolla, tomate y pimentón, y dominaba el 30 por ciento de los silos en todo el país, además del 28 por ciento de la distribución de semillas de cereales y oleaginosas del mercado nacional. Además mantenían la distribución del 59 por ciento de los agroquímicos en todo el país.

 

 

 

 

 

 

LPB

 

 

___________________________________________________________________________________________