Cardenal mala conducta

 

 

 

El cardenal Keith O’Brien, que renunció el lunes a su puesto de arzobispo de St. Andrews y Edimburgo tras ser acusado de “comportamiento inapropiado” en los años 80, admitió este domingo que su “conducta sexual” no fue siempre la que se esperaba de él.

En un comunicado divulgado por la Iglesia Católica de Escocia, O’Brien reconoció: “A veces, mi conducta sexual cayó por debajo de los estándares que se esperaban de mí como sacerdote, arzobispo y cardenal”.

El lunes 25 de febrero, el todavía papa Benedicto XVI aceptó la renuncia de O’Brien, un día después de ser éste acusado de acoso en la prensa británica por cuatro sacerdotes, lo que dejó al Reino Unido sin representante en el cónclave papal.

A sus 74 años, O’Brien era la figura más veterana de la Iglesia católica en el Reino Unido. Este domingo, el cardenal, conocido detractor de la posibilidad de que los gays puedan casarse, pidió perdón a aquellos a los que “ofendió”, así como a la Iglesia Católica y a los escoceses.

“Pasaré el resto de mi vida en retiro. No voy a desempeñar ningún papel en la vida pública de la Iglesia Católica de Escocia”, apuntó el cardenal, que, a sus 74 años, era el más veterano en la jerarquía católica británica.

En un primer momento el clérigo, máxima autoridad de la Iglesia Católica escocesa desde 1985, había negado las alegaciones, publicadas hace una semana en el dominical The Observer, y al anunciar su marcha también renunció a acudir al cónclave.

Las acusaciones contra el cardenal partieron de tres sacerdotes y un exsacerdote que fueron víctimas supuestamente de la conducta indebida del cardenal cuando se encontraban bajo su tutela en los años 80.

 

 

 

 

 

AGENCIAS

 

 

 

 

 

__________________________________________________________________________________________